Skip to content Skip to footer

La mediación familiar es la mediación que se practica como vía alternativa a la judicial para tratar de resolver las discrepancias derivadas de las relaciones familiares. Éstas, por ejemplo, son: Divorcios, Régimen de Visitas, Incumplimiento de Pensiones de Alimentos, discrepancias respecto a Custodias de los hijos, discrepancias respecto a la educación o cuidado de los hijos y otras.

La mediación en el ámbito familiar es muy recomendable al conseguir cerrar acuerdos en tiempos reducidos y protegiendo a los menores del impacto de ver el enfrentamiento de sus padres en un juzgado y ayudando a los adultos a finalizar su relación manteniendo cauces de comunicación no violentos.

Beneficios de la mediación familiar

Preservación de las relaciones familiares

La mediación familiar se enfoca en mantener relaciones familiares o en finalizarlas de mutuo acuerdo.

Participación de los miembros de la familia

En la mediación familiar, los miembros de la familia tienen la oportunidad de participar activamente en la toma de decisiones que afectan sus vidas

Enfoque en los intereses de los niños

La mediación familiar se centra en el bienestar de los menores buscando protegerlos como principales víctimas del conflicto traumático entre sus progenitores que puede suponer la vía judicial.

Confidencialidad y privacidad

Lo que se discute durante la mediación no puede utilizarse en contra de la otra parte en un tribunal ni divulgar a terceros sin el consentimiento de la otra parte.
Ir al contenido