Skip to content Skip to footer
SOBRE MI

La mediación es el método que más se parece a mí

Mi nombre es Álvaro Cuellar, tras licenciarme en derecho, me colegié como Procurador de los Tribunales. Durante mi carrera desde 2005, he representado a personas y empresas en diversos procedimientos judiciales como divorcios, custodias de menores, impagos, cláusulas abusivas, concursos de acreedores, violencia sobre la mujer, robos, estafas, lesiones y otros. Y ello me ha dado la oportunidad de ser testigo directo del colapso del sistema judicial y de cómo los conflictos no se resuelven de manera satisfactoria para una de las partes en el mejor de los casos.

Los Procuradores y los Abogados podemos asesorar y acompañar con profesionalidad a nuestros clientes, pero no podemos garantizarles sentencias favorables, tampoco podemos evitar que dichas sentencias lleguen en ocasiones demasiado tarde.

Hands holding puzzle business problem solving concept
Top view of businessman hand interfering to stop collapsing dominos. Over blue background.
Cuellar mediación

¿Por qué la mediación?

Las causas judiciales y por tanto los conflictos se cronifican en los juzgados; la parte “perdedora” recurre la resolución con la esperanza de que esta vez otro tribunal le dé la razón perjudicando así a la otra parte que “había ganado”. Esta dinámica judicial tensa la cuerda y añade elementos de discordia y razones por las que seguir peleando hasta el punto de llegar a incumplir dichas resoluciones, obligando a la otra parte a instar el cumplimiento ante el juzgado nuevamente. Hay conflictos entre partes que pueden estar abiertos 7 o 10 años. El coste económico, emocional y personal es muy alto.

En 2019, descubrí la Mediación de Conflictos como una vía alternativa a la judicial y en muchas ocasiones como la más adecuada. Decidí combinar mi profesión como Procurador con el de Mediador de Conflictos, comprobando así que la Mediación es una herramienta esencial y supone un cambio de paradigma necesario tanto en el sistema judicial como en la sociedad en la que vivimos. Es hora de asumir la responsabilidad, abordar los problemas en un entorno seguro e imparcial, y expresar así nuestras necesidades e intereses a través de un método contrastado en el que las partes en conflicto tienen en todo momento el control.

Desde que descubrí la Mediación, descubrí un método que se parecía mucho a mí. Es el modo más fiel a mí mismo de contribuir a mejorar la sociedad en la que yo vivo y vivirán los míos.

¿Por qué elegir la mediación?

Flexibilidad

Sesiones adaptadas a las necesidades de los mediados sin tener que adaptarse ellos a un procedimiento judicial rígido previamente establecido.
Leer más

Cumplimiento de los acuerdos

Alto cumplimiento de los acuerdos alcanzados debido a la participación directa de las partes.
Leer más

Confidencialidad

La confidencialidad en la mediación, garantiza la seguridad y la libertad de expresión al no poder utilizarse judicialmente en contra nada de lo que en las sesiones de mediación se hable.
Leer más

Asequible

Reducción significativa de costes en comparación con los procesos judiciales de abogados, procuradores y posibles informes periciales
Leer más

Preserva las relaciones

Al facilitar la comunicación entre las partes y acercar posturas se garantiza la continuidad de las relaciones personales o comerciales.
Leer más

Agilidad y tiempos reducidos

Solución rápida al conflicto, con un proceso que generalmente se completa en pocas sesiones, no superando los tres meses.
Leer más
Ir al contenido